Photoset
Text

Demasiado cansada para todo: para escribir, para vivir, para nada.

Para nada.

Photo
Pepe Peligro #impro #actorazos @improducciones

Pepe Peligro #impro #actorazos @improducciones

Photo
Han cambiado el cartel: de supernintendo ahora a nintendo 64 #supermario #mariobross #marioboss #madrid

Han cambiado el cartel: de supernintendo ahora a nintendo 64 #supermario #mariobross #marioboss #madrid

Photo
Ο Ντιεγο και το Πινδαριο 👱🐱 #playmobil #friendship #cats

Ο Ντιεγο και το Πινδαριο 👱🐱 #playmobil #friendship #cats

Photo
No sé si es un catálogo o un manual de caligrafía…

No sé si es un catálogo o un manual de caligrafía…

Photo
Decía Jardiel Poncela que España estaba cuajada de campos de honor y Sergio Leone lo aprovechó bien #thegood #theugly #thebad #cine #cinema #clásicos #classics #oeste #western #ClintEastwood

Decía Jardiel Poncela que España estaba cuajada de campos de honor y Sergio Leone lo aprovechó bien #thegood #theugly #thebad #cine #cinema #clásicos #classics #oeste #western #ClintEastwood

Photo
#madrid desde #callao #españa #spain #sinfiltros

#madrid desde #callao #españa #spain #sinfiltros

Photo
Se ha escrito un crimen #massuspensequeenunapelideLeone #chanchan

Se ha escrito un crimen #massuspensequeenunapelideLeone #chanchan

Photoset

jothelibrarian:

erikkwakkel:

Sleeping beauties

Resting, that is what these old books appear to be doing. And they deserve it. The volumes date from the 17th and 18th centuries and have been on these shelves for several hundreds of years. They are part of York Cathedral Library and occupy a packed room (Pic 5) just adjacent to a larger reading room. When I visited the place, last week, I found myself whispering and walking slowly, so as not to wake them. These images transmit, I hope, some of the magic that hangs in the air: the red and green shine of leather bindings mixed with the distinct musky smell of old books.

Pics (my own): York Minster Library, established precisely 600 years ago this year. More about the library here.

Ahhh, one of my favourite places in York!

Photo
kotpourri:

At the Temple of Horus (via courth)

kotpourri:

At the Temple of Horus (via courth)

(via thecatalogues)

Photo
crazycatladyclothing:

SHOP HERE: www.crazycatladyclothing.com
Photo
#google #books before googlebooks #bne #spain #libraries #bibliotecas #libros

#google #books before googlebooks #bne #spain #libraries #bibliotecas #libros

Photo
Con tu dinero y el mío #gowex #madrid #emt #buses #wifigratisja

Con tu dinero y el mío #gowex #madrid #emt #buses #wifigratisja

Text

Hace un rato no he podido evitar acordarme de esta canción, en especial cuando dice: “el paso lento de la vida, la rapidez del día a día, el viejo Einstein ya sabía que para el tiempo hay más medidas”.

Miro atrás y no me veo más que quejándome de que todo va mal, de que no he aprovechado el tiempo, ni lo he disfrutado, ni he cumplido los planes que tenía. Nunca me salen los planes. Para mí no hay vacaciones. Unos amigos se van pasado mañana a Estambul. Se supone que hace cuatro años yo iba a haber ido. Cuatro años. Ir. Y aquí estoy, muriéndome de asco.

Ya he renunciado a soñar. No sé si es que antes vivía en mi propio mundo de la piruleta y me he dado de bruces con la realidad, pero ya no hago planes ¿para qué? ¿para que no salgan? ¿para no cumplirlos? Habrá quien piense que he cometido un suicidio en vida: renunciar a soñar, a lo que nos mantiene más vivos. Pero ya no tengo fuerzas, me he resignado y, al menos por el momento, aunque no sé hasta cuándo durará el momento. Lo único que veo son promesas sin cumplir, tanto por mi parte como por parte ajena, y una insaciable voracidad por el dinero en la sociedad en la que vivo. Todo se mide en dinero, todo se reduce a tiempo y a números. No hay espacio para los soñadores, salvo que tengas dinero y te puedas comprar esa casa-loft mega guay en la sierra que antes era una fábrica de harinas, tengas una pareja muy mona y tan lista como tú, unos hobbies caros y molones y unos hijos rubios, como en las revistas. Pero para los que nos ha tocado vivir en el mundo real no hay esas cosas, sólo trabas. “La cárcel no es para los delincuentes”, decía hoy alguien, “sino para los pobres”.

Me ha costado mucho levantarme. No sé si es todavía cansancio del fin de semana, porque tampoco es que no duerma por las noches, pero estoy un poco como Marco Aurelio, cuando se preguntaba aquello de para qué levantarse y no quedarse en la cama. No hay motivo para levantarse más que una rutina aburrida y que no progresa. Nada merece la pena. Ojalá te pudieras desconectar y despertar unos años después, quizá la cosa cambiara. Todo es parte de mi sensación continua de estar perdiendo el tiempo con todo lo que hago y con lo que no hago. Con una sensación de que tienes que colocarte en un sitio en la cadena de producción, más arriba, más abajo, casi puedes elegir, pero no te puedes plantear nada del sistema: o estás dentro o no estás. 

Llegas al trabajo y te espera un artículo de 74 páginas en griego moderno. ¿Dije ya ayer que estaba hasta los cojones (y eso que no tengo) de tener que leer en inglés, francés, alemán, italiano, griego moderno, polaco o rumano? Por si acaso, lo digo hoy también. La bibliografía crece, bibliografía inalcanzable porque son las típicas publicaciones que no duraron nada a finales o comienzos del siglo que sea, en el punto más recóndito de Grecia y que no hay manera de encontrar ni siquiera la referencia, pero que tú tienes que leer, porque tienes que tener controlado todo. Obviamente, el tribunal no te va a preguntar que si no has leído no sé qué. O eso te crees tú. Quizá ellos no, pero para algo tienes un tutor. Y así te tiras todo el día, intentando entresacar palabras que parezca que están diciendo algo interesante en un idioma que no entiendes, bajando a buscar bibliografía que se supone que tenía que estar pero no está… Y acabas pidiéndoselo a la gente que te dice que te va a llamar para ver qué tal estás y nunca lo hace. O deseando buen viaje a gente que se compromete a participar en un regalo y si no se lo recuerdas no lo hace. Molestarte para nada.

Se supone que tenía que pensar cada día en cinco cosas buenas que me han pasado, pero ¿qué se puede sacar cuando todos tus días son iguales?

Tengo, por otra parte, la sensación de estar descolgada del grupo de trabajo, del proyecto, al que pertenezco. No porque mi ignorancia creciente gane a la de los demás, ni porque no vaya a las reuniones (no tenemos esa metodología de trabajo). Simplemente, porque hago algo diferente. No hay caminos marcados para mí que me sirvan de modelo o de guía como me parece que tienen los demás. Además, trabajan más o menos en la misma época, así que pueden comentar cosas que se encuentran, recomendarse bibliografía… Yo, por el contrario, estoy en la época que nadie quiere, que no es ni chicha ni limoná, el puto medio y sola, como siempre y para variar.